Home » Infraestructura » Infraestructuras » Aborda nuevos escenarios de productividad con los espacios de trabajo digitales

Conciliación, flexibilidad laboral, impulso de las capacidades de los empleados con funciones comerciales o de soporte… el espacio de trabajo digital permite abordar nuevos desafíos y proporcionar nuevas maneras de trabajar y colaborar desde cualquier lugar y en cualquier momento.

Hoy en día es difícil pensar en que el trabajo se desarrolla sólo en la oficina y en un puesto físico determinado. En muchas organizaciones se tiende cada vez más a que los empleados no estén sujetos a un puesto físico dentro de las instalaciones de la empresa, sino que comparten un recinto en el que, con las estructuras ofimáticas adecuadas, basta prácticamente con teclear el usuario y la contraseña en cualquier ordenador para que ese espacio se transforme momentáneamente en nuestro lugar personal de trabajo, disponiendo de la información, herramientas y capacidades de comunicación y colaboración a las que estamos acostumbrados en nuestro día a día.

Quizá echemos de menos sobre la mesa la foto de familia o el último regalo del día del padre/madre que me hizo alguno de mis hijos… ¿despersonalización? Pues en cierto modo sí… pero también debemos ver el lado positivo. Posiblemente, gracias a los espacios de trabajo digitales podamos evolucionar de un escenario físico en el que colocábamos sobre la mesa la fotografía de un familiar a disponer de más tiempo para estar con él/ella debido a que gracias a la flexibilidad laboral podemos trabajar desde casa y ser tan productivos como si estuviéramos rodeados de los compañeros de departamento. Y si además disponemos de flexibilidad horaria, es posible que podamos pasar más tiempo con nuestros hijos y, que cuando se haga tarde y estén acostados, nos pongamos tranquilamente a trabajar.

Conceptos como conciliación laboral y movilidad van de la mano, y la consecución de los trabajos por objetivos deberá sustituir al hecho de cumplir con un determinado número de horas “calentando la silla” como se conoce coloquialmente, totalmente improductivo.

Ahora bien, resulta indispensable que las empresas desarrollen estrategias para que este escenario pueda convertirse en una realidad. Es muy probable que si este cambio no se pilota desde la dirección, sean los propios empleados quienes tomen la iniciativa y quizá den con una manera de trabajar que podría no ser la más adecuada para los intereses de la compañía.

En cuanto a labores administrativas o que tradicionalmente tienen lugar “de puertas adentro”, deben tomarse también en cuenta los beneficios directos de un escenario de movilidad en el que los empleados pueden dedicarse intensivamente a las funciones comerciales o de soporte que requieren estar más con clientes que dentro de la oficina. Con todo el valor añadido y de mejora de la propia imagen que se consigue cuando uno de los empleados consigue cerrar un contrato, informar sobre disponibilidad de un producto sobre la marcha, generar una venta cruzada o emitir una factura de servicio directamente en presencia del cliente.

Por una razón o por otra, para muchas organizaciones es más que conveniente estratégicamente disfrutar de las características de un “lugar de trabajo digital”, un escenario alternativo que mejora sensiblemente la agilidad, la satisfacción del personal, su motivación y su productividad.

Sin embargo, para poner en marcha este puesto de trabajo digital es necesario tener en cuenta aspectos no sólo técnicos y de disponibilidad de los datos como pueden ser las aplicaciones de negocio, colaboración y comunicaciones. Debemos considerar también iniciativas de cultura empresarial y de riesgo en la gestión de los datos y de cumplimiento legal, porque no olvidemos que este cambio implica “romper” las barreras de la oficina, exponiendo los datos corporativos si no se gestiona correctamente. Por todo ello, para abordar con garantías de éxito un proyecto de esta naturaleza, nuestro equipo experto ofrece una ayuda vital para acompañarte en el diseño e implementación de tu propio digital workplace, aportando la innovación que tu organización precise y ofreciendo las soluciones más avanzadas del mercado.


Director de Ventas en el Área de Infraestructuras de Seidor.
Ingeniero de Sistemas por Microsoft, máster ejecutivo en Dirección de Ventas y Gestión de Productos por EADA. 15 años de experiencia en el sector TIC como consultor, pre-venta y responsable de desarrollo de negocio. Actualmente responsable del equipo de ventas del área de infraestructuras de Seidor: Software, hardware, servicios gestionados, networking y seguridad, virtualización, almacenamiento, proyectos de consultoría tecnológica, entornos de CPD o Microsistemas.