Home » Infraestructura » Cloud: por qué perder el miedo

El cloud computing ha alcanzado ya en España el nivel de madurez suficiente para ser considerado como inversión tecnológica prioritaria entre las empresas. Y no solo para el suministro de software como servicio (SaaS), una fórmula de pago por uso que se utiliza desde hace años para las aplicaciones, sino también para los proyectos en la nube más complejos, ligados al suministro como servicio de las infraestructuras (IaaS) y las plataformas (PaaS). Rapidez, flexibilidad y ahorro de costes han convertido a las soluciones cloud en la opción más inteligente para sobrevivir a la crisis.

Hace unos meses, la firma analista Penteo avanzó en su “Universo Cloud Computing en España 2013” las que serán las grandes tendencias para los servicios en la nube de cara a los próximos años. Según este estudio, un 92 % de las empresas mantendrá o incrementará su inversión en servicios SaaS, mientras que un 94 % lo hará en servicios IaaS.

La nube ha conseguido algo que muy pocas veces ocurre: poner de acuerdo al CEO y al CIO sobre su contribución a la eficiencia y la mejora de los procesos de negocio. Por ello, junto a la movilidad y las analíticas Big Data, las inversiones en nubes privadas, híbridas y públicas acaparan los presupuestos empresariales. Y es que las bondades del cloud computing son bien conocidas ya por las organizaciones, desde la reducción de los costes de mantenimiento de las infraestructuras (y la consiguiente rebaja de la factura energética en el centro de datos) a la simplificación de la gestión de licencias de software, la mejora de la productividad  o la continua actualización de los servicios.

Pero, junto a las ventajas de la nube, surgen siempre ciertos interrogantes y recelos respecto a la seguridad y protección de los datos (especialmente, ante las fuertes restricciones que impone la LOPD). Para luchar contra la falta de transparencia y/o de control sobre los servicios cloud, la empresa debe optar siempre por un proveedor de confianza o montar su propia nube privada con todas las garantías de disponibilidad y seguridad. En muchos casos, conviene un modelo de nube híbrida o mixta en el que los datos sensibles se mantengan bajo el dominio de la empresa y la información menos comprometida se aloje en servidores externos.

Perder el miedo a la nube es el primer paso para optimizar las TI de la empresa y poder innovar en áreas como la relación con los clientes o la gestión de suministros. Y el mejor camino hacia la nube es elegir soluciones sólidas y estables en el tiempo, suministradas por un proveedor de confianza que aporte valor tecnológico y plena seguridad para los datos y las operaciones.


Director de Ventas en el Área de Infraestructuras de Seidor.
Ingeniero de Sistemas por Microsoft, máster ejecutivo en Dirección de Ventas y Gestión de Productos por EADA. 15 años de experiencia en el sector TIC como consultor, pre-venta y responsable de desarrollo de negocio. Actualmente responsable del equipo de ventas del área de infraestructuras de Seidor: Software, hardware, servicios gestionados, networking y seguridad, virtualización, almacenamiento, proyectos de consultoría tecnológica, entornos de CPD o Microsistemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>