Home » Consultoría de Gestión » Para el Lean, la productividad no siempre aporta competitividad

La real academia española define la competitividad como la capacidad de igualar una característica a otra análoga, en la perfección o en las propiedades.

Pero, ¿qué entiende el Lean por competitividad?

Según la filosofía Lean, la competitividad se alcanza con calidad, flexibilidad, variedad de oferta y bajo coste.

Entonces ¿la productividad aporta mayor competitividad? Tradicionalmente la productividad en la producción ha sido sinónimo de producción a bajo coste. Los centros de producción y montaje durante muchos años han tenido una verdadera obsesión para que sus recursos (máquinas o personas) no parasen nunca. El hecho de ver una máquina o una persona sin trabajo o sin trabajar era poco menos que pecado, una máquina parada era sinónimo de estar perdiendo dinero.

Pero, ¿esto es cierto? ¿Una máquina parada es sinónimo de estar perdiendo dinero?

No, una elevada productividad implica que en un período de tiempo se realizan muchas unidades de producto, y que por lo tanto se reparten los costes fijos directos de producción entre todas las unidades producidas. Y aquí es precisamente donde está la trampa, ¿qué pasa con los demás costes?

Si la organización es capaz de vender a muy corto plazo todo aquello que fabrica, en realidad no existe problema, la productividad es buena y conlleva bajo coste. Pero habitualmente esto no es así. Una elevada productividad es sinónimo de muchas unidades fabricadas; donde unas se venden y otras van a un almacén (y allí pueden pasar semanas o incluso meses). Los costes de almacenaje en forma de alquiler o de personal para realizar movimientos de material, el riesgo de obsolescencia, etc. son costes muy importantes que muchas veces no se tienen en cuenta para valorar la bondad de la productividad.

Si el principal cliente de su proceso es el almacén, probablemente la productividad no es un buen indicador para medir el buen hacer de su proceso productivo.

Una elevada productividad no es sinónimo de una producción a bajo coste.

Uno de los pilares del Lean es el JIT (Just In Time) que lo que defiende es producir lo que se necesita, cuando se necesita y en la cantidad necesaria.

Si se dispone de capacidad de producción suficiente, la mejor solución es hacer frente a las necesidades de fabricación en el momento en que se necesitan los productos, no antes. Y si esto significa que hay momentos en que si las máquinas no tienen trabajo hay que pararlas.

Los refranes forman parte de la sabiduría popular y aunque se hayan ido transmitiendo de generación en generación no se deben tomar como una verdad absoluta. El “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” tiene una parte muy peligrosa industrialmente hablando. El pensamiento Lean seguramente propondría la variante: “deja para mañana lo que tengas que hacer mañana y haz hoy solo lo que tengas que hacer hoy”.

¿Sus indicadores de productividad van alineados con la cantidad y “calidad” de stock del almacén? Si no es así el Lean le puede aportar una solución.


Consultor Senior de Operaciones en Seidor
Ingeniero Industrial Superior por la UPC y posgraduado en Dirección de Operaciones. 10 años de experiencia en proyectos de mejora en el sector Industrial, de los cuales, la mayor parte focalizados en proyectos de Lean Management.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>